La ignorancia es atrevida

Redacción .- La Diputada federal por el V distrito de Veracruz, Raquel Bonilla Herrera presume en sus redes sociales una foto con el dictador Nicolás Maduro.

Orgullosa e inconsciente del oscuro lugar en la historia de Nicolás Maduro, pues este representa para Latinoamérica los excesos de un estado fallido, Raquel Bonilla posa emocionada con el dictador acusado por múltiples organismos internacionales de brutales atropellos contra la población venezolana.

Al parecer, como buena adoctrinada de la cuarta transformación, no dimensiona la gravedad de los gobiernos represores como Cuba, Nicaragua y Venezuela. Pero lo más grave de la situación es: ¿Qué ha hecho durante sus 2 periodos legislativos como diputada federal por el distrito V de Veracruz? Acertó, amable lector, NADA.

Ahora presume una visita al país sudamericano y seguramente con cargo al erario, pues es su única fuente de ingresos ya que no creemos que su pizzería de para tanto. Y lo que muchos ciudadanos de los municipios de Coatzintla, Poza Rica y Tihuatlán se preguntarán es: ¿En qué nos beneficia que la ex vaquerita de Forajidos ande comiendo arepas en Venezuela?

Esa es la clase de austeridad, perdón, pobreza franciscana que pregona la 4T: viajes sin razón, sin sentido, sin beneficio e improductivos, al menos para sus connacionales. ¿O acaso fue a instruirse en el manual del buen dictador opresor?

La ONU ha denunciado en múltiples ocasiones que las autoridades bajo el mando de Nicolás Maduro siguen cometiendo crímenes de derecho internacional y graves violaciones de derechos humanos, como ejecuciones extrajudiciales, tortura, detenciones arbitrarias y uso excesivo de la fuerza. Pero al parecer la diputada desconoce todos estos temas o, de saberlos, podría suponerse que para la militancia de morena es una virtud imitar al dictador.

Es de conocimiento de muchos que Raquel Bonilla Herrera no puede argumentar o proponer algo por sí misma. Su carrera política se ha basado en repetir como lorito todas las frases de su amado AMLO y en estar militando en el partido de “moda”, pues la gran mayoría de los votantes no tiene ni la más remota idea de quien es su candidato. Solo votan por un partido y ya. Esto le ha dado la oportunidad no solo a Raquel, si no también a un gran número de vivales de la política, personajes sin escrúpulos, oficio o beneficio, de vivir del erario lo cual es su única finalidad. Los resultados no se miden, se ocultan o se mal informan, aderezados siempre con la justificación del pasado.

Te recomdamos leer: Raquel Bonilla Herrera: Sinónimo de Mediocridad en el Congreso

Así, Raquel Bonilla abona a un episodio más a su deplorable vida pública, codeándose con criminales de talla internacional, sin entender que su curul es una responsabilidad con el pueblo y no con sus idolatrías.

Decimos que la ignorancia es atrevida tomando como referencia el efecto Dunning – Kruger que plantea lo siguiente: “Las personas menos cualificadas en un campo ni siquiera tienen la experiencia necesaria para saber que lo están haciendo todo mal” y que: “Cuánto más incompetente era la persona, más competente se creía, ignorando su verdadera naturaleza y siendo incapaz de reconocer la competencia de otras”

Salir de la versión móvil